lunes, 1 de enero de 2018

La educación sexual y las ideologías de género

Pensar que la educación sexual solo la brinda cada familia, según su buen saber y entender, es una ingenuidad. La educación sexual de nuestros niños, niñas y adolescentes es parte de una trasmisión cultural que se reproduce día a día en las prácticas y experiencias cotidianas. Se reproduce en la familia, en la escuela, en el consultorio pediátrico, en las jugueterías, en la calle, en los medios de comunicación, en los juegos, los libros, las canciones, las tradiciones y las costumbres, entre otras.

LO ESENCIAL DEL AGUA

Cortesía: Dr. Jorge Mota

Estoy convencido que el autocuidado y el cuidado colectivo son la mejor defensa frente a los males que nos aquejan. Para lograrlo hay que contar con información y una buena dosis de motivación. Hay temas más simples de contar que otros. La forma en que afrontamos los extremos de temperatura no es de los más sencillos...pero no se precisa ser médico para entenderla. La Termorregulación es algo que todos deberíamos conocer para cuidarnos y cuidar a los demás.

Intentare explicarla lo mejor que pueda. En la regulación de nuestra temperatura, el agua es fundamental. Para hidratarse no hay otra bebida más adecuada que el agua. Somos seres vivos, nuestro cuerpo está compuesto en un 65 a 70 % por agua y es H2O lo que precisamos. Todo lo demás es querer vendernos algo. El agua hay que beberla antes de tener sed. La cantidad es variable, según temperatura ambiental y actividad. Te dicen "3 litros diarios" pero a veces es demasiado y otras veces es poco. Ya veremos cómo resolvemos esta duda más adelante.

En el corazón de la bestia

Las 40 de Jaime Saavedra, director del Polo Industrial del Comcar
Gerardo Tagliaferro

“Estoy convencido de que, con experiencias como las del Polo Industrial, Punta de Rieles y otras, la tasa de reincidencia se viene al suelo”.

¿Qué hace que un individuo que carga con el homicidio de un pesado dentro de la cárcel y que, como alguien dijo, "anda con un cajón al hombro" desde entonces, esté hoy organizando torneos de fútbol, voleibol o ping pong para los reclusos y se prepare para comentar el próximo mundial en la radio del Comcar, de inminente inauguración?

¿Cuál es el milagro o la magia que posibilita que los mismos cortes carcelarios que hasta hace poco eran usados para matar, se transformen en piezas de cambio para alhajar la sala de visitas del penal? ¿O que las mismas personas que hasta hace tres meses estaban en guerra, unas contra otras y todas contra "la yuta", hoy hayan nombrado delegados que se sientan todos los miércoles con las autoridades de la cárcel a discutir los problemas, en reuniones que parecen "las de una parroquia"?

Futbolistas entregados a la danza

Diez deportistas son parte de un proyecto artístico en el que dejan de lado la pelota y se expresan a través del movimiento en el Florencio Sánchez.

En la vida del futbolista, los lunes significan descanso, recomponerse y disfrutar el tiempo libre. El lunes pasado llovía y hacía frío. Las calles del Cerro de Montevideo estaban casi desiertas y un grupo de jugadores llegó puntualmente a las 16.30 al Teatro Florencio Sánchez de Cerro. En su tarde libre de fútbol, se reunieron a ensayar su proyecto de danza contemporánea: Episodios III Pase.

Es un sentimiento... que se puede explicar

Pasión, folklore, aguante. Los mitos del fútbol tienen poco que ver con su complejidad. Y los discursos imperantes, como el que involucra a la violencia, no pasan de ser enunciados superficiales. En tiempos de nerviosismo futbolero, una entrevista que invita a parar la pelota.

El arte de la comunicación. Aprendizaje para el trabajo en equipo

En este artículo se abordara el tema de la comunicación como el fundamento para trabajar en equipo. Asimismo se observaran algunos consejos dados por expertos en lo referente al trabajo en equipo. El fundamento de este escrito es el libro de Peter Senge “La Quinta disciplina”.

El derecho al afecto

Una de las demostraciones más tristes de “analfabetismo afectivo”, sucedió a finales de la década de los ochenta, cuando los niños de los orfanatos rumanos fueron adoptados por familias occidentales. Hasta ser adoptados, se les estimuló poco o nada, no habían sido individualmente atendidos por adultos, y lo peor del caso, no habían recibido nada parecido a la ternura, al afecto o el amor fraternal de los padres.